Los esmaltes en cerámica

Los esmaltes son una de las principales formas de acabado en cerámica. Es por eso que desde Joka Creacions hemos decidido dedicar el primer artículo de julio al esmalte y a las curiosidades que lo envuelven.

¡Empezamos!

¿Qué es un esmalte cerámico?

El esmalte es una sustancia vítrea formada de materiales fundentes y cuarzo, que se fusiona en la pieza cerámica mediante la cocción, la cual puede ser de alta o de baja temperatura. Al enfriarse, el compuesto formará una capa semi-vítrea, parecida al cristal, sobre la superficie.

Mediante el esmalte podemos conseguir diferentes acabados decorativos, como colores brillantes y mates, o inscripciones y tallados. De hecho, la mayoría de piezas cerámicas, a excepción de la porcelana o la terracota, han sido esmaltadas, incluso los utensilios tan comunes como cazuelas o platos.

esmalte cerámico

¿Para qué sirve?

Este proceso posibilita que, en caso de que la pieza esté destinada a contener líquidos, ésta quede impermeabilizada, sellada y reforzada, tanto física como químicamente, rellenando cualquier porosidad. Por esta razón, el esmalte cerámico ha tenido una gran importancia a lo largo de la historia, ofreciendo durabilidad y decoración.

La aplicación del esmalte varía según el método, pero en su mayoría se aplica con pincel o brocha, mediante la inmersión de la pieza en un barreño de esmalte, o con pistola de pintar, la cual dispersa el esmalte sobre la pieza cerámica.

¿Qué tipos hay?

Los esmaltes cerámicos se clasifican según el rango de temperaturas de cocción o según el tipo de fundente principal.

Según la temperatura

Se denominan esmaltes de baja temperatura (800-1150ºC) a los esmaltes utilizados en materiales muy fundentes, como el boro o el plomo, en los que el uso de fritas, una mezcla de sustancias químicas inorgánicas obtenidas por enfriamiento rápido de un fundido, se hace necesario.

Se denominan esmaltes de alta temperatura (1230-1300ºC)  los esmaltes del rango de materiales no tan fundentes, como el sodio, el magnesio, el potasio, el zinc, o el bario.

esmalte cerámico

Según el fundante principal

Están los esmaltes alcalinos, en los cuales el fundente principal es dicho material, comúnmente sodio y potasio.

También los hay alcalinotérreos, de alto punto de fusión, duros y resistentes al ácido, compuestos por calcio, magnesio, bario y estroncio.

En tercer lugar encontramos los bóricos, donde el boro es el fundente principal, activo a bajas temperaturas y reductor de la viscosidad del esmalte. Deja las piezas muy brillantes y es el más común en la industria de la cerámica.

Por último, los esmaltes en zinc tienen como base fundente el mismo material, su cocción es a baja temperatura, y permite obtener un efecto mate.

Como vemos, hay variedad de tipos de esmaltes según los efectos y las decoraciones que quieras conseguir para tus piezas cerámicas.

En Joka Creacions esperamos haberte podido guiar entre nuestra especialidad, la cerámica, y que hayas disfrutado del artículo.

¡Hasta la próxima!